Momento en el que Mourinho recibe el Balón de Oro y posteriormente Sneijder, jugador del Inter de Milán, refiriéndose a él como mejor entrenador del mundo y dándole las gracias, a lo que Mou responde en silencio pero con las lágrimas saltadas, llorando.