José Mourinho tuvo que perder prácticament todo el día para conseguir una rebaja de sanción simbólica por parte de la UEFA. De cuatro partidos y uno condicional a tres y dos según conducta. Se mantiene la multa de 50.0000 euros. Muy triste.