mourinho, real madrid

¿El Real Madrid es el gran desafío de su vida?
Siempre tuve cosas difíciles para hacer. El Real Madrid es un desafío difícil porque, en mi opinión de observador, porque pese a que vivo el club por dentro desde hace seis meses continúo siendo un observador, es un club que no está estructurado para la dimensión que tiene.

¿Tiene déficits de organización el Real Madrid?
Digo que tiene déficits de empatía funcional. Para mí, en un club todos deben trabajar con el mismo objetivo. Cuando hablo de empatía no me refiero a la acepción de la palabra, pues esa puede existir o no. Me refiero a otro tipo de empatía, a un empatía funcional que tiene que existir, para el éxito de un gran empresa, un gran club, a todos los niveles del mundo empresarial.

¿Va a ganar esa batalla? ¿Va a conseguir institucionalizar los padrones de solidaridad transversal en todo el Real Madrid?
No lo sé, no lo sé. No sé si lo haré. En el fútbol, siempre he ganado mis batallas, con todo respeto y todo el amor, contra el enemigo exterior, es decir, superando las dificultades planteadas por los adversarios. No sé si puedo ganar las batallas de la empatía interna. Vamos a ver.

Los medios hablan casi todos los días de un clima de crispación en el Real Madrid. Le pregunto sin rodeos, ¿hay alguna guerra soterrada entre usted y el director general, Jorge Valdano?
No tengo guerras soterradas con nadie


¿Y los demás con usted?
No lo sé, se lo tendrían que preguntar a otros. Insisto, no tengo guerras soterradas con nadie. Lo que tengo que decir, lo digo siempre. Mis guerras, cuando existen, son guerras abiertas y declaradas. Las guerras soterradas no existen conmigo.

¿Se considera un provocador?
¿Por qué?

Porque hace declaraciones a las que mucha gente no está habituada. Sus dardos van en varias direcciones, sobre el comportamiento de los rivales, sobre el papel de los árbitros…
¡Ah! Ese es el problema. No soy yo el provocador, es el mundo el que es un hipócrita.

¿Le produce una cierta alegría?
No me da ninguna alegría. Me da tristeza ver que hay personas que no tienen la capacidad para ser verdaderas, prefieren no ver las cosas y optan por esconderse detrás de lo que es políticamente correcto. No me gusta ver que hay personas a las que se les paga principescamente para trabajar para los clubes y que acaban por colocar sus intereses personales y su propia imagen por delante de los intereses del club, por delante de quien les paga, de los aficionados.

Esa postura acaba por transformarlo en un coleccionista de enemigos. ¿Eso le da placer?
No. ¿No vio lo que pasó cuando gané el Balón de Oro? Se lo podía haber dedicado perfectamente a los enemigos y ni me acordé de ellos. Me acordé de los jugadores, empleados, mujeres, niños, gente que quiero, de mis amigos. Podría haber hecho un discurso para los enemigos, y no lo hice.

Mourinho es un coleccionista imparable de éxitos. Sin embargo, el reconocimiento mundial de ese hecho no huye de dos definiciones: pragmático y resultadista.
Sí. es verdad, soy un pragmático. Simplemente no estoy de acuerdo con los que dicen que mis equipos no juegan bien.

Al firmar un contrato de cuatro años con el Real Madrid anunció que su gran objetivo era la conquista de una especie de Grand Slam, no conseguido hasta ahora por otro entrenador. Después de los títulos en Portugal, Inglaterra e Italia, busca la consagración también en España. Está difícil en el primer año…
Está difícil para nosotros como está difícil para los demás. Hay unos campeonatos que son más fáciles que otros, hay campeonatos donde los equipos pierden más puntos, donde hay muchos menos partidos. Y hay campeonatos donde, al final de la primera vuelta, un equipo con 48 puntos sería un superlíder. Y es una realidad, también, la existencia de otros, como el de España, donde un equipo con 48 puntos no es líder, está en segundo lugar. Es un dato objetivo, un equipo que obtiene 15 victorias, tres empates y una derrota no es líder al final de la primera vuelta. Competimos con un equipo que es, como yo digo, un producto acabado. Un producto de muchos años de trabajo con la misma filosofía, la misma idea de juego, disponiendo de jugadores formados y perfeccionados en la escuela. No me parece, por lo tanto, que sea cómodo y fácil llegar aquí y ganar el campeonato en un abrir y cerrar de ojos. Necesito desafíos y dificultades que me motiven. La pregunta es esta: ¿después de ganar seis campeonatos en tres países diferentes, por qué no intentarlo en España, pese a ser consciente de la existencia de una realidad que es complicada y difícil?

Deduzco por sus palabras que el gran problema es la calidad del Barcelona. ¿El Barcelona juega más?
El Barcelona juega mucho, pero el Real Madrid también. El Barcelona juega mejor porque tiene cuatro puntos más y porque goleó al Real Madrid. Pero, repito, después de 20 partidos de Liga, 16 victorias, tres empates y una derrota es una buena marca, que, además, está acompañada por otro dato nada despreciable: el Real Madrid tiene el mejor registro esta temporada en la Champions. El Madrid fue el único equipo que logró 16 puntos de 18 posibles en la fase de grupos. El Madrid está haciendo una temporada muy buena.

¿Vive el Real Madrid una Ronaldodependencia?
No, de nuinguna manera. La verdad es que estamos en un equipo en el que la temporada pasada, Cristiano e Higuaín marcaron los mismos goles. La diferencia es que este año no existe Higuaín.

¿Hubo un error de evaluación que llevó a la situación actual?
No. Un jugador (Higuaín) se lesionó, tiene una hernia discal y tuvo que ser operado. No existe Higuaín y es evidente que no es culpa de nadie.

Entrevista a Mourinho en “A Bola”