real madrid, mourinho

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, dijo que éste es el mayor desafío de la carrera de Mourinho. ¿Está de acuerdo?
Tengo esa sensación, pero el presidente no explicó porqué.

¿Y usted por qué lo cree?
Creo que él tiene toda la razón. Es el mayor desafío de mi carrera.

¿Dice el mayor en el sentido de que es el más difícil?
Exactamente. Es el reto más difícil, sin duda alguna. Cuando gané la Champions con el Oporto, pensaba que había sido la tarea hercúlea de mi vida. Después gané con el Inter y pensé que había alcanzado la cima y que a partir de ese momento todo iba a ser más fácil.

¿Entiende a quien dice que, además de construir un equipo campeón, tiene que hacer que ese equipo juegue bien?
Si ese es un desafío en el Madrid, entonces está ganado. El Madrid juega muy bien. Descontextualizando uno u otro partido, como el del Levante, en el que debieron de plantar patatas en el campo para no poder jugar, jugamos muy bien. Tenemos un juego ofensivo y atractivo y marcamos muchos goles. Hablo de jugar con Di María, Higuaín, Cristiano, Özil, Ramos y Marcelo, porque el Madrid no tiene 22 jugadores iguales, no tiene dos jugadores por puesto, es una plantilla que sufre cuando tiene alguna lesión o sanción. Con excepción de los centrales, que los cuatro están preparados para jugar sin oscilaciones de rendimiento, tenemos algunas debilidades.


¿No tener dos jugadores por puesto es un handicap para que el Madrid pueda ganar esta temporada?
Es un handicap fuerte, pero es el tipo de club donde no se pueden buscar excusas. Llegué a un club que el año anterior había comprado a Cristiano, Kaká, Benzema, Xabi Alonso, Albiol, Arbeloa, que había gastado una locura de dinero. Si llego a fichar en ese momento, tal vez hubiéramos gastado de otra manera más equilibrada. Este año fuimos a por un perfil de jugador completamente diferente para tratar de equilibrar los números.

¿Es más difícil ganar la Champions este año con el Madrid que lo fue ganarla con el Oporto o con el Inter?
No quiero ir en esa dirección porque la calidad de mis jugadores es superior. Cuando la calidad de los jugadores es un aspecto importante en la construcción de un equipo y en el desarrollo de un equipo en la competición, no puedo decir eso. Sería una contradicción con la calidad de mi equipo. Nunca tuve un Cristiano Ronaldo en mis anteriores equipos, nunca tuve un Xabi Alonso dando pases de 40 metros con los ojos cerrados. En todo lo que se refiere a la estructura que rodea al equipo y a las estructuras que contribuyen a que un equipo gane, sí es una misión más difícil. Pero, como estoy aquí hace seis meses, espero tener una visión diferente de las cosas dentro de un año.

¿Podrá mejorar el club?
Espero que sí. Fue para lo que vine.

¿La inocencia fue lo que originó el 5-0 del Camp Nou?
Muchas cosas, la inocencia también.

Su reacción en ese partido fue sorprendentemente pasiva…
La experiencia en el banquillo nos da la noción de si es posible hacer alguna cosa para ayudar o no, y de si el partido podía cambiar o no había opción de cambiar nada.

¿Por qué le ha sorprendido tanto Di María?
Porque todos sabían que tenía un gran talento, pero era intermitente. Le vi hacer grandes encuentros, otros menos buenos y otros muy malos. Pensaba que necesitaba más tiempo para madurar porque este es un club con grandes exigencias y con gran competitividad. Gracias a su mentalidad, a su humildad, a su voluntad de trabajar, consiguió superar todo eso y consiguió ganar lo más difícil: se ganó al estadio. Ganarse al Bernabéu es mucho más difícil que ganarse al entrenador o a los compañeros.

¿Cristiano Ronaldo rendirá más como delantero centro?
No.

Hay muchos técnicos que hablan de eso.
Puede jugar como delantero centro, en un sistema de contraataque y con espacios, porque es un jugador muy rápido, con gran agresividad en carrera, en el uno contra uno puede encontrar buenas situaciones, pero es un jugador que pierde en el ataque continuado, jugando en el área y de espaldas a los defensas. Precisa jugar en un falso extremo, en una situación en que esté protegido en la retaguardia y que no precise verdaderamente jugar abierto. No tiene que seguir al lateral, no tiene que trabajar en defensa, no tiene que estar fijo. En el Madrid, tenemos un Marcelo que ataca por fuera y dos medios, en este caso Xabi Alonso, que protege en defensa. Cristiano es un falso extremo, juega 10 o 15 metros entre el delantero y la línea, en una posición intermedia, donde él tiene libertad para ocupar todos los espacios de ataque sin tener miedo de perder la posición porque después, en la fase defensiva, su posición está cubierta.

Necesita construir el equipo en función de Cristiano…
Sí. Cuando se tiene un jugador de esta dimensión, el equipo tiene que ser construido no en función de un jugador, pero sí que hay que crear situaciones para que él tenga el mayor éxito posible. Cuando él tiene el mayor éxito individual posible, todos comemos. Cuando él marca 20, 30 o 40 goles en una temporada, todos logramos dividendos. Creamos una situación en la que él se siente bien. Por su mentalidad (es un jugador de equipo, a pesar de quien es) hace todo lo que es necesario hacer. Si tiene que hacer de delantero centro, lo hace; si tiene que trabajar defensivamente, trabaja. Es eso lo que le hace ser grande. Además de una gran individualidad, es un jugador de equipo.

Iniesta será el próximo Balón de Oro…
Sí. Y estuvo cinco meses lesionado. No está en duda el jugador que es, pero sí es cierto que estuvo cinco meses sin competir.

Marcó el gol de la final…
Marcó el gol de la final como podía haber sido un lateral izquierdo cualquiera o un lateral diestro casi anónimo. Si gana Iniesta, creo que es injusto, pero no es un drama, ni lo fundamental en nuestra vida porque estamos en deportes colectivos..

¿El entrenador de club es parte importante del trabajo que después le sirve a un seleccionador?
Si Del Bosque, un hombre al que respeto mucho, gana el Balón de Oro, por lo menos lo gana alguien al que admiro y que me gusta. Me siento feliz porque a estas alturas de su carrera le estén sucediendo cosas buenas y de prestigio. Pero una cosa es seleccionador y otra es ser entrenador de club.

¿Le ha echado el ojo a algún jugador del campeonato portugués?
No he visto mucho. Cuando se disputó la eliminatoria del Braga y el Sevilla, me gustó mucho Silvio. No lo conocía, ni sabía que era portugués, ni los años que tenía. Es el tipo de lateral que me gusta: sabe defender, tapar los espacios interiores, tiene calidad técnica, virtuosismo, le gusta atacar. Me gustó mucho. Después, los otros son jugadores que todos conocemos: Falcao es un óptimo delantero y Hulk también. Son grandes en Portugal, pero si se fueran al extranjero tendrían condiciones para triunfar.