Tras todo lo sucedido en torno a Manuel Preciado, entrenador del Sporting de Gijón, finalmente reconoce en público un gesto de nuestro entrenador, José Mourinho, que tras el Real Madrid 0 – Sporting de Gijón 1 tuvo la sangre fría de ir al vestuario del equipo rival a felicitarles. Se entierra de este modo una polémica incómoda para todos.