El FC Barcelona ha tenido dos entrenadores en los últimos años, Rijkaard y Guardiola. En el mismo tiempo, siete temporadas, el Real Madrid ha tenido a 10 técnicos. Las obligaciones, de entrada, son exactamente las mismas en el Camp Nou que en el Santiago Bernabéu… títulos. Los métodos de trabajo para llegar a ellos, diametralmente distintos, empezando por el trato y el uso de las propias canteras. La del Barça, hoy hace una semana, en la cúspide del mundo

Mourinho, mejor que nadie, puede ver lo que tiene y lo que le falta. Y si ya quería otro delantero cuando tenía a Higuaín y a Benzema para la plaza del 9, es coherente que su discurso en este sentido no se haya desviado. En el Chelsea y en el Inter. Dos clubs que invirtieron mucho. Con más jugadores incluso de los que llegó a necesitar. Ello, unido a su talento como técnico, redundó en dos equipos muy bien hechos, al estilo Mou, nada de plantillas cortas. Largas, y si se ha de fichar más con la temporada iniciada, se ficha. Si no le traen su última petición -y no es nueva, todo lo contrario- siempre podrá decir, recordar, escudarse en una decisión de club para explicar que le faltó una pieza para redondear su trabajo

Johan Cruyff
Historia del FC Barcelona

Es habitual que Johan Cruyff se acuerde en sus columnas de opinión de “El Periódico” del mejor entrenador del mundo, al que vuelve a lanzar un mensaje…