real madrid, mourinhoInsultar a Mourinho y a Cristiano Ronaldo es gratuito. El odio que despiertan las dos máximas estrellas del Real Madrid, en el banquillo y en los terrenos de juego respectivamente es lamentable, y parece no tener freno. El último en apuntarse a la moda es Jaume Roures, presidente del grupo de comunicación Mediapro, al que Guardiola calificó como “el que manda en el fútbol“, en referencia a la gran influencia que tiene la televisión hoy en día a la hora de fijar horarios y días de partidos. Cuando Guardiola hizo esas declaraciones no ocurrió absolutamente nada. El que “mea colonia” no es él, sino toda la prensa que le protege, la que le eleva a los altares de manera desmesurada.

En cambio cuando Mourinho este pasado fin de semana se queja de los horarios y días de celebración de los partidos tiene que aguantar como el presidente de Mediapro dice que “desvaría”. Y para colmo, en la entrevista está presente Javier Sardá, que tras el “Piquegate” hablando más de la cuenta sobre la relación entre el jugador del FC Barcelona y Shakira… vuelve a sacar los pies del tiesto hablando, y calificando el papel de Mourinho como “el del perfecto gilipollas“. El entrenador del Real Madrid debe asistir atónito a la guerra, una más, en la que está envuelto.

Mourinho habla claro y puede equivocarse, es valiente, atrevido, mucho más que Guardiola. La sobreexposición del entrenador blanco, con semanas en las que da cinco ruedas de prensa además de entrevistas personalizadas (algo que no hace Guardiola y nadie critica) es una presión difícilmente equiparable. Y lo mismo sucede con Cristiano Ronaldo, objetivo de láseres, patadas e insultos. Los dos son los mejores del mundo en lo que hacen, pero les ha tocado un momento en el que en este país sale gratis insultar al patrimonio del Real Madrid.

Pablo Garcés
Creador & Webmaster