mourinho

No miento si digo que de pequeño no quería ser entrenador, pretendía ser jugador. Iba con un balón debajo del brazo, no con un libro para estudiar cómo entrenar. A mí lo que me gustaba era el fútbol, pero estudiaba al mismo tiempo porque era la única manera de que en mi casa me permitieran jugar. Mi padre era jugador y eso me hacía leer los partidos de forma distinta, un poco como mi hijo ahora, que me pregunta por qué he cambiado a uno en lugar de a otro. Pensé en una dinámica distinta a la de un niño que no tiene el fútbol en casa. Después entendí que no podía ser un grandísimo jugador. Con mis amigos podía ser un fenómeno, pero en el campeonato era uno más y fui consciente, ya de joven, que en el campo era más entrenador que jugador. Organizaba el equipo, decía quién jugaba y quién no, cuánto duraba el partido…

José Mourinho