mourinho

Bobby Robson llegaba a los entrenamientos con sólo diez minutos de antelación, jugaba al golf y llevaba una vida increíble, plena de disfrute. El fútbol no era una presión para él. Yo preparaba todo y cuando me preguntaba, le decía: “Mister, hoy hacemos esto y esto”. Van Gaal era exactamente lo contrario. Llegaba dos horas antes al entrenamiento y todos los detalles los planificaba él. Los asistentes sólo entrenábamos. La experiencia en Barcelona fue fantástica. Fueron los jugadores los que me enseñaron, hablando con ellos de su experiencia aprendí mucho. Allí estaban Stoichkov, Ronaldo, Figo o Popescu. Cuando volví a Portugal tenía la sensación de que ya estaba preparado para ser entrenador. Mi padre era entrenador y no tenía cinco observadores o colaboradores como ahora. Y me mandaba a mí a ver a los rivales. Ahí aprendí a leer los partidos y a exprimir lo que veía, porque una cosa es ver y otra hacer entender lo que has visto. Y eso me ha ayudado mucho”

José Mourinho