El Inter de Milán de José Mourinho eliminó con total justicia al FC Barcelona, y la celebración de Mou no dejó indiferente a nadie. A nosotros nos encantó, porque fue el triunfo del fútbol efectivo, del que habla en el campo.