Mourinho, por la enorme polémica en la que se ha visto envuelto, que le ha llevado a seguir siendo el centro de atención deportiva de todo un país, se ha autoimpuesto la Ley del Silencio y ha preferido no dar una habitual rueda de prensa previa al partido del Real Madrid. Tiempos complicados… de los que se salen trabajando, trabajando y trabajando