mourinho, portugal, inglaterra

“Soy más portugués que entrenador, para que no haya dudas. Por un par de días me sentí y pensé como entrenador de Portugal. Y me gustó. Pero tengo que reconocer que el Real Madrid es una institución gigante, que me compró al Inter de Milán, que me paga y que no puede correr riesgos delante de sus socios y aficionados. Permitir que su entrenador, aunque sea por unos días, deje su hábitat de trabajo y divida su concentración y sus capacidades es impensable. Todo esto hizo imposible que se formalizase la solicitud de mi colaboración, para tristeza mía y frustración del presidente de la Federación Portuguesa Gilberto Madail. Estoy en el timón de un barco gigantesco, que no puede ni debe abandonarse ni por un minuto.

Me quedé con la amargura de no poder ayudar a la Selección, pero también con la tranquilidad obvia de quien percibe que tiene en su mano uno de los trabajos de más prestigio en el mundo del fútbol. Cuando la Federación de Portugal se puso en contacto conmigo para ser seleccionador nacional, sentí orgullo. Recuerdo a cientos y cientos de personas que en vacaciones se acercaban a decirme lo mucho que deseaban que asumiera el cargo. Eso me llevó por primera vez en mi vida profesional a decidir de forma emocional y no racional, abandonando, temporalmente, una carrera que me llevó adonde me llevó. Lo siento por el idioma, pero la verdad es que pensé: ¿Qué diablos importan las consecuencias críticas y negativas si no se gana? ¿Qué diablos importa el hecho de no tener tiempo para entrenar y desplegar el fútbol que me ha llevado al éxito? Por Portugal, voy”

José Mourinho

José Mourinho en una carta abierta a todos los entrenadores de Portugal.